Ruta de los Espacios Naturales

Ruta de los Abades


Este sendero, desde el valle hasta las elevaciones montañosas nos ofrecen desde distintos puntos amplias y pintorescas vistas. En la Esculca tenemos un impresionante mirador de la ría de Vigo, Bayona, Islas Cíes, Sierra de la Magdalena, Punta de Couso, ría de Pontevedra y Isla de Ons. Desde la Paralaia del Valle de Moaña y el interior de la ría de Vigo. Y subiendo la cumbre de Telleira dominaremos la geografía de casi todo el municipio: Desde Marín hasta Udra el amplio valle de Cela con su tradicional paisaje agrícola regada por varios ríos, la villa y puerto de Bueu y la ensenada del mismo nombre, con hermosísimas playas de arenas blancas y aguas transparentes junto con la panorámica de la ría de Pontevedra con la isla de Tambo, Ons y Onza cara al mar abierto.

Pequeños núcleos de población intercalándose entre los cultivos en minifundio.

Una de las primeras cosas que nos va a llamar la atención es la gran cantidad de molinos de agua que nos encontramos. Destacamos dos molinos, rehabilitados recientemente por el ayuntamiento de Bueu, uno en el barranco del Canudo y otro en A Torre (Cela) es el conjunto de molinos en ruinas a lo largo del río Frade.

Encontraremos tambien fuentes labaderos, embalses y canalización de regadíos..

Entre los caminos que seguimos algunos, los más vellos, presentan un enlosado de piedra del ancho de un carro a veces flanqueado por muros de mampostería.

A lo largo de este paseo veremos la iglesia de Santiago de Ermelo, restos de un priorato que fue el primer asentamiento monacal de la península del Morrazo, Santa María de Cela (s. XII), el ejemplo más significativo del románico en el ayuntamiento, es la capilla barroca S. Antonio de Padua (s. XVII).

Por aquí podremos sorprender algunos ejemplares de ardilla, de erizo, conejos y pájaros como el pato real, el cuco, pájaro carpintero.

En estos parajes la fauna es principalmente de reptiles, anfibios y pájaros que encuentran aquí su refugio ideal.

Iglesia Románica de Sta. María de Cela, con influencias San Xoanistas, fundada a finales del siglo XII (Lápidas).

Iglesia de Santiago de Ermelo, el primer asentamiento monacal del Morrazo vinculado desde el siglo VI al priorato Benedictino de Ermelo, restos del antiguo monasterio y algún muro de la casa parroquial.

Capilla de San Antonio de Padua barroco del siglo XVII adosada a la solariega casa-graja del Placer con el cepillo de la Virgen del Portal en su muro.

Cepillo dedicado a San Antonio en Meiro.

Una calzada romana en Brea (Meiro)

Aparecen cruces en las puertas de las casas, en los muros de piedra y en los caminos.

Y también fuentes de manantial, labaderos tradicionales.

En la ruta encontraremos numerosos molinos, hoy en día en desuso, 37 la mayoría de ellos en el río de Frade, Canudo y Bispo, 20 de estos en el canal del barranco del infierno y 19 en el río da Pena. El conjunto de Trasouto es singular por la posición que tienen en batería. Hasta hace poco el molino era parte importante en la organización económica y social de las aldeas.

Los cruceiros de piedra es la cruz monumental más enraizada en nuestra tierra, parece ser que con la idea de cristianizar todos los lugares paganos se pusieron por todas partes y en especial en las encrucijadas y arcenes de los caminos y linderos; está compuesta de una larga columna sobre una superficie escalonada.

El hórreo como elemento arquitectónico es vital en la vida rural gallega.

Cangas Aventura
Movilynos
A Xustiña