Cruceiro de Hio
Cruceiro de Hío

Al llegar a Bueu tomamos la C-550 que nos dirige a Cangas por la costa pasando por la parroquia de Beluso y por la parroquia de Aldán que pertenece al Ayuntamiento de Cangas. En Aldán, un cruce a la derecha nos llevará a la iglesia de O Hío y a su famoso cruceiro.

San Andrés de Hío es una iglesia muy interesante por su antigüedad. La iglesia es un compendio de muchos y variados estilos.

Del Románico mantiene la decoración de la fachada y los canecillos del tejaroz. El interior presenta bóvedas de arista góticas combinadas con las barrocas de casetones –en el crucero y capilla mayor- que nos recuerdan a San Martín Pinario en Santiago de Compostela.

Resultado de las alteraciones y modificaciones que ha sufrido a lo largo de su historia es su planta de cruz latina.

Su origen románico puede descubrirse todavía hoy en su  portada. Presenta una estructura abocinada que se acentúa mediante dos arquivoltas de medio punto de doble bocel apoyadas en una imposta.

Los capiteles son de decoración vegetal excepto uno con talla de lazos. Los fustes de las columnas son lisos con basas toscanas.

La arquivolta exterior, que cierra el conjunto, con forma de banda de pequeños boceles con decoración de billetes en arista.

El tímpano centra todo nuestro interés teniendo en cuenta el motivo representado: la X de Xristus. A ambos lados de la X,  figuras de niños sosteniendo un libro o instrumentos.

Los motivos de los canecillos son idénticos a los de Santa María de Cela.

La Iglesia de Hío es importantísima por su famoso cruceiro, obra del maestro Cerviño. El cruceiro, como señala Hipólito de San Bravo, es un poema de teología escrito en piedra.

Es, quizá, el cruceiro más importante de los que se conservan en Galicia, la originalidad y grandeza de la obra es patente para el visitante.

Data de finales del siglo XIX (1872), la escultura es marcadamente barroca por el aire teatral que le imprime a sus conjuntos el autor.

Cangas Aventura
Movilynos
A Xustiña